Ringscaff y Super actuando en "Cité des Sciences"

Ringscaff y Super actuando en "Cité des Sciences"


En Luxemburgo, los altos hornos emergen como si de aves fénix se tratase, ofreciendo un testimonio del éxito pasado y futuro con la ayuda de los sistemas de soporte de Scafom-rux.

Señalando el final de una era, el último alto horno se desmanteló en Luxemburgo en 1977. De hecho, los hornos en la antigua central Esch-Belval eran los dos últimos vestigios de esta época excepcional y ahora Luxemburgo tiene previsto algo bastante especial para sendas estructuras de la era industrial.

La idea integra los dos hornos en un concepto moderno y coherente llamado "Cité des Science" formado por 20 edificios modernos que rodean los altos hornos.

Los trabajos de andamiaje se dividieron en dos fases, ambas en términos de espacio y tiempo:

• Fase 1 de construcción: alto horno B, 2011 a 2012 seguido por

• Fase 2 de construcción: alto horno A restaurado de 2012 a 2013.

Los altos hornos son objetos extremadamente angulares con diversas posibilidades de apuntalamiento y soporte. Las superficies grandes y lisas son un lujo. En consecuencia, la principal tarea al construir el andamio era acercarse lo máximo posible al objeto.

La distancia entre el andamio y el objeto sería mínima, proporcionando una separación horizontal de entre 75 cm y 225 cm. En cuanto a la vertical, el andamio debía situarse tan cerca del objeto como 15 cm. La construcción de todos los suelos debía hacerse a la misma altura. Es más, todo el andamio debía satisfacer los requisitos de los cerramientos usando film retráctil hasta una altura de 95 metros.

Además de la eco localización, BSB instaló grandes cantidades de materiales de andamiaje basándose en la gama de productos íntegra del fabricante de andamios Scafom-rux. Es destacable que BSB planificó 31.000 m² de andamiaje para la fachada, parcialmente como sistema interior y solamente para el horno B. Aquí solamente debía permanecer la silueta del objeto.


La segunda fase requería cantidades de andamios aún más impresionantes. Cada esquina del objeto debía ser accesible desde el andamio: se aplicaron 25.000 m² de andamiaje en la fachada y 60.000 m³ adicionales para el andamiaje interior.

Además de el andamiaje modular Ringscaff y Variant de Scafom-rux, la empresa con sede en Schmölln confió en la tecnología Super 65 para andamiajes de fachadas y, en concreto, en el sistema para fachadas Super 100.

En último término, las estructuras del futuro se informan en aquellas del pasado con facilidad, especialmente cuando disfrutan del soporte robusto de los sistemas de andamiaje adaptables y versátiles de Scafom-rux.